Blog /CÓMO SER BELLA A PARTIR DE LOS 60

meryl_streetMeryl Streep, un ejemplo de madurez esplendorosa y atractiva

  • Nuestra sociedad, tiende a relacionar juventud con belleza, cuando en realidad existen mujeres que saben ser bellas a partir de los 60.
  • Animo a las mujeres a sacar partido a la experiencia acumulada, manteniendo su esplendor y encanto, sin contar cada día las arrugas ni desesperarse por las nuevas redondeces.
  • Una imagen agradable se logra con una higiene de vida saludable, cuidados de profesionales de la estética cualificados, cosméticos adecuados, sabiendo iluminar el rostro con maquillajes apropiados y manteniendo una actitud positiva

Cumplidos los 30, el cuerpo femenino empieza a acusar cambios que en cada mujer pueden ser más o menos evidentes. No obstante, es a partir de la menopausia cuando más perceptibles son: el cuerpo se redondea, la piel pierde turgencia, los movimientos se vuelven menos ligeros y el caminar se hace más pesado… Todas estas manifestaciones van en aumento según pasan los años. A ello se le añaden síntomas reumáticos que afectan a la mayoría de las personas, sobre todo a las mujeres, y que según la naturaleza de cada uno, pueden iniciarse a partir de los 50 años aproximadamente.

Con estas expectativas, nos preguntamos: ¿Y cómo ser bella a partir de los 60? Y la respuesta es muy motivadora, ya que es más sencillo y económico de lo que se nos quiere hacer creer y además, está al alcance de todas, porque  tiene que ver con nuestra actitud y confianza en nosotras mismas.

Erróneamente, nuestra sociedad tiende a relacionar la juventud con la belleza, cuando en realidad no es así y podemos comprobar que existen mujeres con 60, 70, 80 y más años de edad, sorprendentemente bellas.

Lo que sí que es cierto, es que el paso del tiempo es inexorable y aferrarse en pretender aparentar una juventud que ya pasó, puede llevar al ridículo. Es una quimera pretender aparentar 20 años menos, porque el paso del tiempo deja huellas y los resultados de tal negación, pueden resultar grotescos. En cambio, la juventud puede seguir expresándose a través del espíritu, manteniéndonos al día de la evolución social, tecnológica, nuevas tendencias, etc.

Las mujeres a las que dedico éstas líneas, son las que vivieron su juventud entre las décadas de los 60 y 70, por lo que hoy ya están rebasando los 60 años de edad. Debido a la época que les tocó vivir, estas mujeres me resultan especialmente interesantes.

Comparto las palabras del escritor, filólogo, diplomático y periodista colombiano, Santiago Gamboa quien dice: “Las mujeres de mi generación son las mejores y punto”

Por todo ello, para ser bellas, basta con sacar partido a la experiencia acumulada,  mantener nuestro esplendor y nuestro encanto, sin contar cada día las arrugas que van apareciendo, sin desesperos por nuestras redondeces y sin lamentar que ya no podamos mantener el equilibrio sobre tacones de 10 cm.

La belleza, pasada cierta edad, se logra con una higiene de vida saludable, con los cuidados de los profesionales de la estética cualificados, el uso de cosméticos adecuados, saber iluminar el rostro con maquillajes apropiados, adoptar una forma de vestir acorde a las formas de nuestro cuerpo que ayude a disimular sus imperfecciones y, sobre todo, mantener en todo momento, una actitud positiva, lo que sin duda, sumará atractivo a nuestra persona.

Así pues, más que querer pactar con el diablo o encontrar el elixir de la eterna juventud, es mucho más realista y efectivo obtener agradabilidad y esplendor para seguir siendo maravillosas…